Malbec de Argentina.

Ya en Polanco el mediodía
y en Holanda madrugada,
muy ansioso en copas tintas
tanto canto y remembranzas.
¿Extrañas la bicicleta,
y el olor del cempasúchil?
¿Recuerdas aquellas huertas
o sembrarte me hizo inútil?

En cuerpos grises lo siento,
la extrañeza de los blancos,
que al largo de sorbos lentos
me pesan poblanos llanos.
Si tú te quiebras aquí estoy,
y en las íntimas ternuras
sin sanar del todo, ahí voy
a tu lluvia taciturna.

Adentrado en vinos te canto,
que apresuro tinta y pluma
a escribir de aquellos llantos,
a degustar de tus uvas.
De poco tiempo dispongo
y en verdad pienso ocuparlo:
lleno al borde el corazón
y me lo bebo de un solo trago.

Ya estoy pidiendo la cuenta,
y en mis cuentas pensativo,
malviviendo aquellas cenas
de mi Enero, el más maldito.
Hinchado la mira, mira
ansiando un solo beso.
Contento y ya sin bebida
Termino este calmo verso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s