De mi Salud.

– De entrada puedo verlo más claro,
cual Luna en agua andaluza.
Doctor, sé que de noche soy pardo,
¡ayude a esta mente ilusa!
Lléveme a las memorias de otoño,
y regréseme a Santa Fe,
ahí cuando aún no estaba loco
en mis tardes de té japonés.

Extraño el olor de aquellas flores
y quejarme de rutinas.
Extraño tanto aquellos temblores
como arena a las bahías.
Buen doctor, discúlpeme por favor,
sé bien que no he andado cuerdo
mi alma en llamas le suplica perdón.
¡Úrgeme un trago de ajenjo! –

– No, no, debe calmarse, s’il vous plait
razones sobran por demás.
Usted está al borde del Asperger,
permítame el caso estudiar.
No todo está perdido, mi amigo,
sabrá bien que usted es feliz.
¿Será la ciudad, sus desatinos,
o excesos de su adoratriz? –

– Gran doctor, sé bien que estoy contento.
Son caprichos y delirios
los que causan mi anhelo y desvelo.
¿Qué cura si me veo niño?
Muero al crecer y también por jugar.
En medio de dos planetas,
violentamente me veo transitar
por sobre las nubes quietas. –

– Pensar en la paz y en la sumisión:
Un medio giro al oriente,
redimirse en el baño y ablución,
y al rezo sobre un tapete.
Podría escribir sin tener un alto,
y en las terapias amenas,
no se le vaya a ocurrir, Don Gerardo,
en llanto ahogar las penas. –

– Gran conocimiento tiene, señor,
sin duda un método eficaz:
bajo la cálida luz del farol
esta tristeza he de burlar.
Entre los arabismos y rimas
seguro hallaré consuelo.
Terminaré esta pantomima
navegando entre veleros. –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s